16 de febrero de 2006

La Historia: Instrucciones de corte y envasado al vacío.

Dice La Realidad Oficial en su edición de 8 de febrero, a propósito de la próxima excarcelación de etarras, "Las ventajas de una ley franquista permitirán…", refiriéndose al Código Penal de 1973, y: "Entre abril de 1998 y marzo de 2004, otros 59 terroristas de ETA abandonaron la cárcel…", refiriéndose a la aplicación de dicha ley franquista durante el periodo de gobierno del PP.

Con tan sólo un calificativo –franquista-, más la nada sutil referencia al único periodo de gobierno (1998-2004) del rival en contratos de la Realidad Oficial, y la debida asociación entre ambos factores, se decretan las respectivas historias y, con ellas, se envía al refugio subterráneo de la Historia a un muerto –el franquismo- y se jubila a un vivo con posibles políticos aunque limitados –el PP-.

El corte de periodos es quirúrgico e impecable. El envasado al vacío de ambos episodios para su congelación y aniquilación de porvenires, no higiénico pero sí hermético. Por si en el próximo futuro imperfecto alguien tuviera la tentación de resucitar no al cadáver del franquismo pero sí al cuerpo titubeante del PP, el Régimen garantiza un recuerdo permanente para el público en general de la fatal asociación entre la dictadura oprobiosa y su remedo presente mediante programas televisivos de reconstrucción del pasado como Cuéntame cómo pasó. Queda inaugurada la Historia Ortopédica como máquina implacable de legitimación de desmanes, ahora mismo in vitro pero de inmediato estreno. Al tiempo.

Hasta aquí sin novedad en el alcázar de la manipulación y apropiación indebida de la Historia por el Poder. Pero van apareciendo varias diferencias sustanciales con el pasado
que cambian el papel de la Historia en su propia función:

1ª) que las élites político-mediáticas de las democracias están sustituyendo a los historiadores como escribidores de Historia justificativa de la Política, jubilándolos y dejándoles el doble papel de eruditos anotadores de pies de página y disidentes declamadores en el desierto (esto último, sólo como opción personal) Hoy, son los medios quienes editan la Política y, junto con los gestores de ésta –los políticos-, la Historia.

2ª) la conversión de la Historia en unidad de medida y valor de las políticas. Así, el principal argumento para consagrar las patrias chicas emergentes como naciones institucionalizadas es la Historia identitaria inventada ad hoc. Que dicha Historia se contradiga con la del padre de quien se quiere emancipar, neutralizando la veracidad de ambas y anulando la Historia como Verdad del pasado, sólo confirma la impunidad en la fabricación de historias para fines varios y la inagotable y gratuita fe que ofrecen los actuales ciudadanos y futuros súbditos a quienes escriben sus guiones.

La necesidad que tiene la Política de ser socialmente aceptada para ocultar su naturaleza de ficción, le lleva a acreditar su valor mediante la contrastación con la Historia entre la clientela, convirtiendo a ésta en unidad de medida de aquélla.

Y la nueva función de la Historia como unidad de valor que legitima nuevos modos de hacer política y nuevas estructuras institucionales se demuestra en que igual vale para un roto que para un descosido. O sea, que igual vale para nada, pero –para que sirva- ha de ocultarse su vaciedad.
Otra novedad en este punto es la elaboración simultanea de Historia y Política, anulando la capacidad movilizadora y de progreso que ambas hubieran podido tener en otro tiempo. Es la Historia como fast food de la Política.
3º) la Historia como uno de los ingredientes que construyen la corrección política en su proceso de sustitución de la religión. Es decir, la Historia como nuevo valor sagrado y, por tanto, no contrastable con la realidad histórica (lo sucedido)
4º) la Historia como gran partera de la Esperanza: "Aunque el terror ha segado muchas vidas, no se puede segar la esperanza, porque la esperanza es el fin del terror y la violencia" (Presidente del Gobierno)
Hagan juego y fabriquen su propio pasado heroico para echarse novia de postín.

1 Comentarios:

Anonymous Anónimo escribió...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

7:08 a. m.  

Publicar un comentario

<< Principal