18 de mayo de 2008

Mayo del 78 en París

(*) Por edad y una temprana vocación de conocer mundo a costa del contribuyente, en este caso la familia, me encontraba en mayo del 78 en París. Me había matriculado en La Sorbona porque creía que la solemnidad de sus edificios clásicos inspiraría algo las notas fin de curso, compensando así mi firme decisión de no estudiar economía matemática. Además, su situación céntrica facilitaba la huida de cualquier tentación de estudio que pudiera asaltarme en la claustrofóbica atmósfera propia de los campus. Ante el rumor creciente de la holganza, mi familia -que por entonces abrazaba un inoportuno calvinismo de ocasión- me retiró la mitad de la pensión, ya de por sí exigua. La inminente ruina me obligaba a seguir una dieta estricta de donuts y perritos calientes flácidos, ya que no pensaba renunciar a mi asignación semanal para cerveza. Un hombre se labra su futuro desde muy joven haciéndose sus propias costumbres y ésa me parecía de provecho.

Cuando el sexo apremiaba acudía al Museo de Tradiciones Populares o a las secciones de antigüedades del Louvre, donde siempre había alguna estudiante de etnología o arqueología curiosa por las costumbres de los primitivos del sur. El resultado era muy desigual pero una vez conocí a un sujeto que, si bien no me hizo el mismo papel, me enseñó un método que presumía infalible para este menester básico. El tipo se apostaba a la salida de los baños y las bibliotecas de las facultades y les proponía con acento exótico a las alumnas follar directamente. El ahorro de protocolos y cenas que eso suponía me entusiasmó y probé el método en las fábricas textiles de los suburbios, repletas de jóvenes soñadoras y casaderas, pues prefería con mucho la espontaneidad de la obrera al existencialismo triste de la universitaria. Pero al tercer intento recibí una somanta proletaria de palos por parte de sus recios y puritanos camaradas que me quitó las ganas de repetir el ensayo. Fallando museo y fábrica, inteligencia y trabajo, sólo quedaban las fieles putas.

(Cartier-Bresson, Detrás de la Gare St Lazare)

Mientras tanto sucedían cosas de mayor cuantía: se celebraba discretamente el 10º aniversario del Mayo original. Ajeno al espíritu conmemorativo me encontraba cada vez más acuciado por las deudas y las dudas. De las primeras decía un tal Duhamel, al que nunca llegué a conocer, que eran privilegio de la riqueza, así que no me preocupé por ellas. De las segundas no sabía si se debían a la lucidez o a la ignorancia, así que iban aumentando. En medio de ese marasmo completaba mi formación moral leyendo tebeos de Spiderman y las salvajadas lúcidas de Boris Vian, comprados de segunda mano a los tratantes del Sena. Entre ellos conocí a dos mercachifles curiosos, un árabe de melena larga y conciencia desharrapada que tenía su cuchitril en la esquina del puente Mary y un anglicano estricto que me fiaba a disgusto pero a cambio de que le contara historias románticas de guerrilleros españoles.

El librero inglés, harto de prestarme sin rédito pero cómplice de mi desidia, me dejó elegir entre dos libros de difícil venta: Del inconveniente de haber nacido, que parecía escrito por mis padres hartos de mi pertinaz pereza, o Mortal y Rosa, de título equívoco y, por tanto, lectura fácil de descartar sin remordimiento. Del primero entreví esta opinión prehistórica: “Hubo un tiempo en que el tiempo no existía…”, una alusión poco cortés a mi vida parisién. Desocupado como estaba leí el segundo sin aliento y me topé con esto: “Lo que queda después de ti, hijo, es un universo fluctuante, sin consistencia, como dicen que es Júpiter, una vaguedad nauseabunda de veranos e inviernos, una promiscuidad de sol y sexo, de tiempo y muerte, a través de todo lo cual vago solamente porque desconozco el gesto que hay que hacer para morirse. Si no, haría ese gesto y nada más”. Saltando como un canalla por encima del dolor ajeno intuí que aquel libro sólo lo podía haber escrito alguien que había destilado su juventud en pensiones umbrías de coliflor, en un país de miserias y dignidades. Y que había que volver corriendo a España para vivir en directo ese desguace del realismo y probar la promiscuidad de sol y sexo.

Llegué a Atocha una espléndida mañana de junio. Mujeres de juventud mortecina y bata ajada seguían pregonando fondas para transeúntes pero ya con la mirada esquiva de farola vieja, sabedoras de su próximo fin. Los viajeros bajaban del tren apresurados, regateándolas con frenesí de futuro. Un maletero antiguo, jorobado por la jubilación de su oficio más que por la costumbre de la carga, me pidió una cajetilla de Camel como última voluntad. El cambio era rápido e inapelable. Se retiraban escupideras de los bares y al poco cesaba su dueño. Cerraban carnicerías de caballo, tapiceros, modistas, remendones, lampistas, revendedores, secretarios particulares, correveidiles, porteros, parteras y vecinas.

El viejo país, tan devoto de catarsis como alérgico al progreso que sólo permite la tradición, abría una carnicería moruna para exhibir el despiece del poder, a cuyo olor acudían las moscas ociosas y ávidas de novedad, a la toma de Bastillas locales. A la sociedad se le iba poniendo la piel de novia y ya sólo quedaba pasar el antifranquismo sin terminar hecho un idiota. Entonces no sabíamos que el furor de esa rebelión de corrala duraría lo mismo que la dictadura ni que cambiaría ese mundo antiguo por un tacto de skai. No lo sabíamos por ignorar lo que era ser un idiota.

(* Publicado en Nickjournal 12 mayo 2008)

Etiquetas:

7 Comentarios:

Blogger José M. Ramírez escribió...

Desde nuestro presente leo tu memoria y se me antoja premonitoria.

Un saludo.

12:21 a. m.  
OpenID englishlady04 escribió...

Como no hacer recuerdos de lo que es un pasado que ahora formó un presente, como bien lo dices, un hombre se labra su propio futuro desde muy joven.

Besos.

10:08 p. m.  
Anonymous Sala escribió...

Me ha gustado mucho.

6:58 p. m.  
Blogger Dédalus escribió...

Bravo, Bartleby. Muy sinceramente, ha sido un verdadero placer seguir ese tono descreído y ligeramente ácido que impregna tu relato, a mayor gloria de unos años que sin duda resultaron únicos e irrepetibles.

Un abrazo.


P.S. Sí, sé que todos los años (y los meses, días, minutos, segundos) son únicos e irrepetibles, pero aquéllos de entonces seguro que tuvieron una especialísima significación.

4:32 p. m.  
Blogger chenlina escribió...

chenlina20150715
coach outlet
coach outlet
air jordan 6
ncaa jerseys
oakley sunglasses wholesale
cheap jordans
cheap jordans
p90x
christian louboutin sale
toms wedges
true religion sale
gucci belt
hollister clothing

mont blanc
toms shoes
celine handbags
abercrombie
christian louboutin shoes
christian louboutin shoes
michael kors outlet online
abercrombie
louis vuitton handbags
oakley sunglasses wholesale
jordan 4 toro
louis vuitton
nike air max
michael kors handbags
oakley vault
lebron 11
kate spade outlet
louis vuitton outlet
coach factory outlet
michael kors outlet
jordan 8 bugs bunny
new lebron james shoes
gucci outlet
timberlands
ray ban wayfarer
tod's outlet

10:44 a. m.  
Blogger chenlina escribió...

chenlina20150715
coach outlet
coach outlet
air jordan 6
ncaa jerseys
oakley sunglasses wholesale
cheap jordans
cheap jordans
p90x
christian louboutin sale
toms wedges
true religion sale
gucci belt
hollister clothing

mont blanc
toms shoes
celine handbags
abercrombie
christian louboutin shoes
christian louboutin shoes
michael kors outlet online
abercrombie
louis vuitton handbags
oakley sunglasses wholesale
jordan 4 toro
louis vuitton
nike air max
michael kors handbags
oakley vault
lebron 11
kate spade outlet
louis vuitton outlet
coach factory outlet
michael kors outlet
jordan 8 bugs bunny
new lebron james shoes
gucci outlet
timberlands
ray ban wayfarer
tod's outlet

10:50 a. m.  
Blogger Zheng junxai5 escribió...

zhengjx20160611
jordan 3 powder blue
cheap toms
true religion jeans
retro 11
toms shoes outlet online
michael kors outlet
hollister clothing store
concords 11
louis vuitton handbags
tory burch outlet
louis vuitton bags
air jordan 8
coach factory outlet
polo ralph lauren outlet
louis vuitton handbags
coach factory outlet online
coach outlet store online clearances
coach factory outlet
michael kors outlet
coach factory outlet online
louis vuitton purses
replica watches
michael kors bags
supra for sale
oakley sunglasses
hollister clothing store
nike trainers women
louboutin femme
adidas running shoes
ray ban outlet
adidas originals
nike blazers uk
michael kors outlet clearance
christian louboutin sale
cheap ray ban sunglasses
louis vuitton outlet stores
michael kors canada outlet
tods outlet store
kobe shoes 11
longchamp outlet

3:23 a. m.  

Publicar un comentario

<< Principal