13 de noviembre de 2006

¿Espacios de la lectura o lecturas del espacio? (III)

Con esta entrega termina la serie de reflexiones y análisis sobre ‘Espacios de la lectura o lecturas del espacio’ En la batalla dialéctica entre lugares y no-lugares queda la reflexión de Bachelard sobre el espacio: "La casa, más que el paisaje, es un estado de ánimo." Pero dejemos hablar al Sr. Verle, además de al viento, que son ustedes, los paseantes:

(
Françoise Schein)
Parte de los conceptos del texto de Heidegger “Construir, habitar, pensar” se han visto modificados con el desarrollo de la civilización capitalista como han puesto de manifiesto algunos tratadistas actuales, como el antropólogo francés Marc Augé y su estudio de los ‘no-lugares’. Considera que el ‘lugar’ es el espacio del que los hombres se han apropiado hace tiempo y por tanto donde se manifiestan relaciones entre naturaleza y cultura. Pero, en definitiva, siguiendo su discurso, el lugar entonces, estará siempre revestido de tiempo y por tanto de lenguaje. En el mundo contemporáneo, allá donde el uso del lenguaje sea mínimo o donde prevalezca la aceleración del tiempo, habrá, nos dice, un potencial ‘no lugar’ como escenario postmoderno. El no-lugar como espacio donde ninguna relación de identidad se expresa. ¿Será posible convertir los no-lugares en espacios también de la lectura? El no-lugar se definiría no como un espacio empíricamente identificable, sino como “el espacio creado por la mirada que lo toma por objeto”, por ello puede admitirse que el no-lugar de unos, podría ser lugar para otros. La oposición entre lugar y no-lugar nos ayuda a comprender que la frontera entre lo público y lo privado se ha desplazado e incluso, en muchas situaciones, ha desaparecido en la actualidad.


Espacio privado y espacio público que traducen de alguna manera la oposición espacio interior, el espacio fenomenológico del adentro, no homogéneo ni vacío, y espacio exterior, el espacio del afuera que habitamos, también heterogéneo, ya que no es más que, como aduce Michel Foucault, un conjunto de relaciones que determinan ‘ubicaciones’ fácilmente descriptibles. En su conferencia, publicada también en sus Obras Esenciales como “Los espacios diferentes”, nos explica de qué forma el concepto de ubicación, ligado al espacio, ha sustituido históricamente, al de extensión que a su vez sustituyó en su momento al de localización. El espacio contemporáneo se nos ofrece pues bajo la forma de ‘relaciones de ubicación’. Las ubicaciones más interesantes, en su análisis, son las que invierten, suspenden o neutralizan dicho conjunto de relaciones, es decir los espacios que contradicen las demás ubicaciones. Y serían de dos clases: las utopías y las heterotopías.

(Pedro Manuel Martínez Corada © 'Nueva York dorado')
Las utopías son lugares sin espacio real, espacios esencialmente irreales.
Las heterotopías serían espacios reales, pero reflejo y alusión de otros espacios distintos, una especie de contra-espacios, nos dice Foucault, espacios que están fuera de todos los espacios.

Estos otros espacios están relacionados entre sí porque entre utopía y heterotopía existe una experiencia especular. Frente al topoanálisis de Bachelard, plantea Foucault la heterotopología como descripción sistemática para la interpretación hermenéutica de esos otros espacios, de esos espacios diferentes. Lo que caracterizaría a las heterotopías en relación con los demás espacios de cualquier especie, es que “o erigen un espacio ilusorio que denuncia como ilusorio el espacio real... o erigen un espacio distinto, otro espacio real tan ordenado y perfecto como anárquico y desordenado es nuestro espacio real”.

Es esta última lectura la que nos interesa. Porque como cita Bachelard en su libro: “Cada uno debería hablar de sus encrucijadas... erigir el catastro de sus campiñas perdidas... y envueltos entre los tejidos del invierno, ... de todas las estaciones el invierno es la más vieja, parecernos que la nieve es más blanca...” Ya que, (con Henri Bosco), “Cuando el refugio es seguro la tempestad es buena”.

El espacio de la lectura corre el riesgo de desaparecer en la lectura del espacio. Los espacios de la lectura serían heterotopías del tiempo, y erigen un espacio ‘real’, ordenado y perfecto, alusión ideológica al contradictorio y anárquico espacio real contemporáneo. Como menciona al respecto Foucault: “El proyecto de organizar así una acumulación perpetua e indefinida del tiempo en un lugar que no cambia de sitio, es propio de nuestra modernidad”.

Nosotros hemos podido pensar el espacio, (y hemos constatado que la epistemología del espacio –el modo en que construye sus significados- se ha ido transformando), pero, ¿el espacio ha resultado real? ¿Hemos podido, entonces, establecer reales ‘Lecturas del Espacio’?.Pero quizás la cuestión seminal no esté aún formulada, y es Françoise Schein quién nos conduciría a la verdadera lectura que debe importarnos: “¿Qué se esconde en los espacios blancos entre las palabras,... allí donde tal vez se encuentren todos los sentidos posibles?"

© Sr. Verle

Etiquetas:

7 Comentarios:

Anonymous Fco. escribió...

¿El espacio blanco es por definición aquel al que le falta continente material? Y si es así, ¿ese continente está formado necesariamente por objetos, o por sonidos sin representación gráfica? La verdad es que cuando se habla de espacio en términos de texto, se refiere al pensamiento relacionado, al que nace de la reflexión más profunda, siempre humana.

11:32 a. m.  
Anonymous El Pozo y El Numa escribió...

Felicitaciones Verle por ese 'tour de force' en torno al espacio. Heidegger, Bachelard, Foucault, Chillida, son algunas de las referencias posibles.
Sólo dos acotaciones.

A propósito del 'Espacio Interior' la muestra extraña y sorprendente que realizara como comisario Fernández Galiano en 1989. La única posibilidad mostrada por acceder a ese concepto provenía de los ámbitos de la Pintura y casi de la Poesía (aunque fuera en prosa). Rara vez, o casi nunca, de otros territorios.No ya Antropología o Psicología. Ni siquiera desde la Arquitectura.

Creo que hay que unir los conceptos de Tiempo y Espacio con los de Vacío y Velocidad (Virilio, entre medias). Parece, cada vez más cierto, que los problemas de la Pintura no son Espaciales, sino Temporales. Incluso la cita chillidiana se ajusta bien a lo enunciado. 'La Materia es un Espacio muy lento. Y el Vacío una Materia muy rápida'.

No se si ya 'Espacios de la lectura', cuando se dicta la lenta extinción de lo escrito y leído. O su Vacío. La espacialidad de la Gran Biblioteca ¿Cual será? Y la alternativa del conocimiento que difunde la Red y sus rincones, ¿como conceptualizarla espacialmente?

12:07 p. m.  
Anonymous Sr. Verle escribió...

Bart: Permítame un pequeño epítome en tres partes (tres eran tres...)que me han sugerido las otras aportaciones.
(I) Construir, habitar, pensar. Construcción, en su sentido material, supone una modificación antrópica de las condiciones existentes de un lugar. Algunas construcciones modifican los lugares confinando el espacio, creando un interior, como el caso de las edificaciones. Alguna edificación, por su parte, posee unas características específicas (proporción, ordenamiento, luminosidad, etc) que le permiten cualificar el espacio creado, sería entonces arquitectura. En ella podría habitar el hombre en su sentido más pleno, donde, arropado por un espacio fértil, podrá desarrollar los potenciales más trascendentes de su devenir. (No todas las construcciones son edificaciones, y no todas las edificaciones son arquitecturas).

11:17 a. m.  
Anonymous Sr. Verle escribió...

(II) Lugar o no-lugar. El paradigma de los lugares para la lectura, espacios de la lectura, ha sido el edificio de la biblioteca. La canónica, depósito del saber, (como 'museo':espacio heterótopo que acumula tiempo congelado), la imaginaria (Borges, U. Eco), la simbólica (la nueva de Alejandría, faro de la no talibánica civilización árabe, o mejor cultura) o la moderna mediateca (artes visuales incluidos,en Sendai, etc). En realidad pensaríamos en la positivista y funcionalista 'sala de lectura' creación de los arquitectos contemporáneos (Asplund, Aalto, etc).
Pero no lo fue acaso también el paseo peripatético al aire libre y los espacios de lectura ceremonial, sinagoga o catedral. O las celdas del convento y su refectorio. Y las celdas de la prisión (Foucault y el panóptico). Y no lo es un rincón de la casa, un altillo o ese no-lugar, vagón de metro, único reducto donde, desde la escasa madriguera hasta el tajo de explotación y desde el amanecer al anochecer, algunos realizan su verdadera lectura...

12:18 p. m.  
Anonymous Sr. Verle escribió...

(III) Los espacios en blanco.
...Internet nos está permitiendo en este momento crear también espacios de lectura.
Y así, ¿no transformamos el espacio, los espacios entre las palabras escritas cuando las leemos?
O ¿cómo leer el espacio mentalmente creado y sentido al realizar el acto de leer?
Leyendo nos creamos un espacio con fronteras independientes del espacio que nos rodea y acoge e independientes también de los espacios que forman las palabras antes de ser dichas. Un espacio nuestro que a veces incluso, con el recuerdo, reproducimos cuando nos conviene.
Gracias, Bart. Hasta otra.

12:41 p. m.  
Blogger Miguel Ángel escribió...

Hola Bartleby¡¡¡ Hace tiempo te dejaste caer por mi blog y la verdad es que no ha sido hasta ahora, hace un segundo, que he dado con tu blog a raiz de una busqueda casual en google acerca de los no-lugares. El motivo de mi búsqueda se debe a la exhaustiva recopilación de información que estoy llevando a cabo para mi proyecto final de carrera y que está relacionado, aunque de forma tangencial con este tema.
Plantear un proyecto en un lugar sin referencias claras que definan y pongan de manifiesto su carácter urbano, supone un arduo ejercicio de abstracción y de sintesis. Este espacio nuevo, inventado y en constante trasformación, donde no existen trazas ni referencias tangibles que permitan establecer un discurso coherente que articule el proyecto y de sentido a este lugar, son los inconvenientes de actuar en los bordes urbanos. Este espacio al que me refiero es un no-lugar y por este motivo decidí buscar información sobre el tema y
como veo que habeis tratado a fondo el concepto de no-lugar y que hay muchas referencias a autores y sus obras, me van a venir de perlas para empaparme bien acerca de este complejo concepto.
Felicidades por el blog. Un cordial saludo

12:33 a. m.  
Blogger Zheng junxai5 escribió...

zhengjx20160611
michael kors
concord 11
tory burch flats
coach outlet
christian louboutin wedges
kobe 8
hollister kids
michael kors handbags
red bottom shoes
louis vuitton outlet stores
michael kors handbags
rolex watches
louis vuitton handbags
michael kors bags
louis vuitton purses
cheap oakley sunglasses
louis vuitton purses
michael kors purses
louis vuitton outlet
basketball shoes
coach factory outlet online
michael kors outlet clearance
replica rolex watches
longchamp handbags
true religion jeans
christian louboutin outlet
louis vuitton outlet
christian louboutin sale
vans outlet
coach outlet online
michael kors outlet
louis vuitton outlet
louis vuitton outlet
giuseppe zanotti outlet
coach outlet store online
celine outlet
louis vuitton outlet
cheap jerseys
giuseppe zanotti outlet

3:31 a. m.  

Publicar un comentario

<< Principal