8 de febrero de 2007

Detalles memorables, olvidos imperdonables.

El exotismo –a veces en forma de extravagancia- y lo inverosímil han ido de la mano a lo largo de la historia para demostrar que quien olvida, a veces pierde el proyecto en el que se embarca pero gana la capacidad de crear. Sólo Funes el Memorioso, un hombre abrumado por una memoria infinita, fue incapaz de inventar al no poder olvidar.

Hablando de olvidos, nada de Freud y algo de Marx. Karl Marx cuenta, en ese vademécum de varias épocas repleto de recetas históricas para la explicación del mundo que es ‘El Capital’, las desventuras de un caballero inglés, lord Peel, que promueve una empresa en las colonias llevando consigo desde Inglaterra hasta Swan River, en Nueva Holanda, víveres y medios de producción y de vida por valor de 50.000 libras. “Mr. Peel fue lo suficientemente previsor para transportar además 3.000 individuos de la clase trabajadora, hombres, mujeres y niños. Pero, apenas llegó la expedición al lugar de destino, se quedó sin un criado para hacerle la cama y subirle agua del río. ¡Pobre Mr. Peel! Lo había previsto todo, menos la exportación al Swan River de las condiciones de producción [inglesas]” (Libro I, Cap. XXV). No consta que la empresa de Mr. Peel no prosperase por falta de confort de la dirección, por lo que olvidos privados produjeron beneficios públicos, siguiendo la parábola de Mandeville.


(Carte de l'Egypte, de la Nubie et de l'Abissinie &c., ed. 1792)

En cambio, en 1910, Virginia Woolf no olvidó la túnica, la barba postiza y la cara tiznada de betún para –junto a otros componentes del grupo de Bloomsbury- disfrazarse de príncipe y corte del emperador de Abisinia y visitar oficialmente el acorazado “Dreadnought”, buque insignia de la flota inglesa, engañando al Almirantazgo británico. Éste olvidó comprobar la identidad de los farsantes y, tras un cruce frenético de cables con la metrópoli para decidir un protocolo de ocasión, fueron recibidos con todos los honores militares... a los sones del himno de Zanzíbar, a falta de la partitura del de Abisinia. El engaño provocó un escándalo notable en la prensa de la época: habían puesto en evidencia al Imperio. Y a un modo de ser en el mundo que el capitán del “Titanic” celebraría, dos años más tarde, con sus últimas palabras al dirigirse a la tripulación y pasaje en el momento del hundimiento: “Be British”. De cómo los ociosos engrandecen el arte y la industria (de prensa, al menos) y cómo olvidos públicos llevan a ganancias también públicas, mediando jaleos descomunales.


Los dioses también olvidan. Una leyenda africana atribuye la extravagante forma del baobab a un descuido de Dios: era el último árbol que tenía que plantar y, cansado de crear naturaleza, lo plantó al revés. Quien no olvidó quejarse fue el baobab: su extraña forma de árbol invertido se achaca, según otra leyenda extendida por el Sahel y los países del Golfo de Guinea, a un castigo de Dios que lo plantó al revés harto de sus lamentos. “Los dioses lo plantaron en un principio en la selva, pero el árbol se quejó de la humedad; lo trasladaron entonces a las Montañas de la Luna, en el centro del continente, pero se quejó del frío. Enojados por sus constantes protestas, lo lanzaron como si fuera un arma arrojadiza hacia las tierras áridas del sur, con tan mala fortuna que aterrizó al revés, con las raíces al aire.” (Xavier Moret, Siete Leguas, dic. 2006). El olvido y el castigo adoptan la forma del mito clásico del héroe, incluyendo una promesa de recompensa al valiente, en esta versión de Zimbabwe: dicen que estos árboles son los brazos petrificados de los gigantes guerreros fallecidos durante la batalla, que pugnan por coger un arma y volver a la lucha.


Utópicos y libertarios también cometen el desliz de olvidarse de sus redimidos. Pero no se olvidaron de ellos los nativos del norte de Madagascar, ni de los excesos cometidos por esos émulos del gobierno de Sancho en una peculiar ínsula Barataria, la efímera República de Libertalia en Diego Suárez, narrada por Daniel Defoe. Fundada por piratas bajo el mando del capitán Misson, en 1690, su final llegó cuando los indígenas de las montañas, hartos de los desmanes de los piratas, bajaron de las montañas para acabar con ellos y su utopía. El delirio utópico y libertario fue frenado por un estado de naturaleza en forma de sensatos nativos.

(Mujer egipcia fabricando cerveza)
Última historia, esta vez sobre la cerveza y el vino, contada en la Historia de Herodoto: en la base de la Gran Pirámide de Gizeh había una inscripción que revelaba las grandes cantidades de cerveza (y de cebollas, lentejas y otros víveres como los acopiados por Lord Peel) consumidas por las legiones de obreros que trabajaban en su construcción. Pero a Herodoto se le olvidó transcribirla. En cualquier caso el hecho da fe de que la cerveza –al igual que entre los asirios- era la bebida de las clases populares mientras que las gentes de postín bebían vino, de uva o de palma.

Por cierto, se me olvidaba hilar las anteriores historietas: ¿quizás la lucha de clases sirva como costura?


(Publicado 6 feb. en Nickjournal)

Etiquetas:

8 Comentarios:

Anonymous Julien Sorel escribió...

Pues sí, la lucha de clases explica muchas cosas empezando por la historia. La gamberrada de Virginia Woolf es un comportamiento de clase que desmenuzó bien Marx. Hay burguesas traviesas mientras que los verdaderos etiopes no podían entretenerse en travesuras, ocupados como estaban en sobrevivir.
Bien hallado el texto al cabo del tiempo de no aparecer por aquí, Bartleby.

3:57 p. m.  
Blogger Mari Carmen escribió...

Nomadeando, nomadeando, hasta aquí he llegado, gracias a tu visita a mi blog. Y aquí me tienes, dispuesta a leerte y comentarte :)

Un placer conocerte :)

Un abrazo,

2:44 p. m.  
Anonymous Mundo del Blog en Español escribió...

Hola, queríamos comunicarte que hemos linkeado tu blog en http://mblogesp.blogspot.com para que más personas en el Mundo te lean, este persigue el objetivo de servir como buscador de blogs escritos en español en todo el Mundo con la finalidad de que cualquier persona en cualquier punto del Planeta pueda dirigirse al lugar más remoto respecto de él como observador circunstancial y ver que se escribe desde allí y conocer la perspectiva que se tiene, cómo se observa todo desde ese lugar o cualquier otro.
Esto es absolutamente gratuito, sólo esperamos que nos recomiendes con tus amigos y puedas linkearnos en tu blog.

Atentamente.
Mundo del Blog en Español.

9:29 p. m.  
Blogger jarttita escribió...

La lucha de clases hoy es comprar en el Corte Inglés o en el Mercadona:p.

o no?.

Quizás hay una lucha de clases profunda, en el interior de cada uno...

Uis, que me pongo estupenda:).

Un Saludo.

9:45 p. m.  
Anonymous Santiago escribió...

Del eurocentrismo de la lucha de clases a la antropología de la lucha de clanes. Total por una "s". Y a la lucha de religiones, como la reciente conquista de la islámica Somalia por la cristiana Etiopía.
La lucha de clases explica muchas cosas en el mundo desarrollado pero no en el sub, donde la fuerza del clan y de la religión campan aún por sus respetos.
Saludos, mein Bartleby.

10:19 p. m.  
Blogger Purificación Ávila. escribió...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

7:29 p. m.  
Blogger Purificación Ávila. escribió...

Hola, Bart:
¿Y para qué hilvanar tan "suculentas" historietas? Cada una aporta más por separado que si conformaran un ensayo titulado muy acertadamente "Detalles memorables, olvidos imperdonables", como tu artículo.

Bart, como a servidora, te gusta dejar alguna vez que otra una interrogativa como colofón. Habrá quien lo interprete como una pregunta y desee contestarla y quien la crea una duda tuya, y me niego a creer eso. Me niego porque servidora hace lo mismo.
En fin, para seguir haciendo honor a mi contestataria personalidad como Alicia Rossell, me inclino por responder haciendo otra pregunta:
¿La lucha de clases sirvió alguna vez a alguien para "coser" un "roto"?
Coser no creo, Bart, pero lo que sí has conseguido hacer es hilvanarlas con aguja de sastre haciendo un recorrido fascinante por la lucha de clases y suturando la herida -aún abierta por falta de asepsia histórica- para ilustrarnos con un puñado de historias muy bien seleccionadas y que dejan hurgar impunemente con el dedo en la llaga. Como nadie piensa restallar esas heridas creo que debo responder con un "No" rotundo a tu pregunta que no es pregunta, sino afirmación. ¿O me equivoco, Bart?

Metáforas mías aparte, es un placer leerte, amigo Bartleby.

Recibe mi abrazo,
Puri.

8:52 p. m.  
Anonymous El xiquet de Columbretes escribió...

Siempre es un placer leer tu blog.
Tus incursiones por mis pequeños textos me agradan. Gracias.
Un abrazo.

4:35 p. m.  

Publicar un comentario

<< Principal