9 de noviembre de 2007

Tiranía, despotismo y democracia.

Maurice Joly, en su Diálogo en el Infierno, sitúa como antagonistas en tan incómodo lugar a Maquiavelo y Montesquieu, enzarzándose en el viejo combate entre tiranía, despotismo y su sustituto, la democracia. Un duelo figurado entre quién tiene el poder y quién lo quiere, con quienes aparentan elegir a ambos como espectadores de primera fila que gritan sobre el arte de gobernar.

Joly, abogado ante los tribunales de París, llevó una vida azarosa empujado siempre por su espíritu de contradicción. Fuguista de colegios cuando niño y de la justicia de mayor por su crítica mordaz y permanente tanto a Napoleón III y los defensores del Imperio como a Víctor Hugo y los republicanos, terminó pegándose un tiro como inútil pero rotundo broche de su frenética disidencia. Su Diálogo en el Infierno fue introducido en Francia clandestinamente pero como varios de los contrabandistas pertenecían a la policía fue arrestado, condenado y recluido en prisión durante dos años. La edición fue incautada y sus obras hubieran caído en el olvido de no ser porque un ejemplar del Diálogo cayó en manos del falsario redactor de los Protocolos de los Sabios de Sion. Devoto de la libertad coincidirá con Maquiavelo en que la supuesta democracia es un refinamiento del despotismo y con Marx en que oculta en realidad explotación y dominio.

El juramento del Juego de pelota, Jacques-Louis David, (boceto de 1791):
Lectura de la Declaración constituyente de la Asamblea Nacional por Bailly.
Robespierre (en primer plano, con las manos en el pecho) presta juramento.




El tránsito de la tiranía a
la democracia comprende estaciones de paso en las que se presentan a la vez y como pasajeros aparentemente contradictorios el estado-nación y la monarquía absoluta. Hasta el reinado de Luis XIV las leyes francesas se sancionaban con la frase “en presencia y con el consentimiento de prelados y barones”; desde el Rey Sol ese cierre se cambiaría por “el rey ha resuelto por deliberación de su consejo”. La secularización del poder había empezado antes con Tomás de Aquino pero no la de su origen: éste admitía las autoridades seculares sólo si formaban parte del designio divino para organizar a los hombres en comunidad política. La teoría política moderna llega con Maquiavelo, quien vive la democracia de Florencia y conoce al mismo tiempo la oligarquía de Venecia y la monarquía de Nápoles. Formas políticas contrarias de organizarse la sociedad que suceden al margen de sus pensadores. Maquiavelo responde a la concepción divina del poder vigente hasta ese momento no con una norma moral de la conducta del príncipe, de la política, sino con una guía empírica de cómo debe actuar éste para prevalecer. La materia de que está hecha su teoría es la naturaleza humana, igual en todo tiempo y lugar, y dos de sus rasgos más tercos: la aspiración al dominio que tienen todos los hombres y su atracción por el mal. El miedo y la fuerza se imponen siempre a la razón.

Este horizonte inmutable es impugnado por Montesquieu con el martillo de los derechos políticos golpeando la campana que anuncia el fin del primer asalto y la derrota de la tiranía a los puntos. El francés representa la fe en el progreso y en una tendencia social por la igualdad que acabará con el absolutismo. En el fondo cree en una pasión colectiva reparadora de la opresión que, más allá de la razón y del progreso material, comparte naturaleza con la pasión de mando que define al hombre y determina sus formas de poder. A su pesar, coincide con Maquiavelo en pasiones fatales contra las que la razón poco más puede hacer que acusar con el dedo.

Pero mientras los boxeadores componen figuras el combate no ha terminado porque las evidencias se desmontan a golpes dialécticos. Un Montesquieu retador emplaza a Maquiavelo a explicar con qué medios puede el príncipe mantener el poder absoluto en sociedades políticas que descansan sobre instituciones liberales y representativas de la voluntad del pueblo. Maquiavelo acepta el desafío respondiendo: “El despotismo aparece siempre a vuestros ojos con el ropaje caduco del monarquismo oriental; yo no lo entiendo así; con sociedades nuevas es preciso emplear procedimientos nuevos. No se trata, hoy en día, para gobernar, de cometer violentas iniquidades, de decapitar a los enemigos, de despojar de sus bienes a nuestros súbditos, de prodigar los suplicios; no, la muerte, los saqueos y los tormentos físicos sólo pueden desempeñar un papel bastante secundario en la política interior de los Estados modernos.”

Firma de la Constitución de los Estados Unidos. De pie, a la derecha, Washington.
Sentados, al centro, Hamilton, Franklin y Madison.
(Oleo de Luis G. Glanzman, lndependence Hall).


Continúa con su crítica con
tra el progreso técnico: “Os confieso que muy poca admiración me inspiran vuestras civilizaciones de cilindros y tuberías” y político: “En nuestros tiempos se trata no tanto de violentar a los hombres como de desarmarlos, menos de combatir sus pasiones políticas que de borrarlas, menos de combatir sus instintos que de burlarlos, no simplemente de proscribir sus ideas sino de trastocarlas, apropiándose de ellas.”

Es un Maquiavelo que parece diagnosticar con precisión a nuestros gobiernos contemporáneos y encuentra en la disolución del espacio público el resorte del poder: ”El secreto principal del gobierno consiste en debilitar el espíritu público, hasta el punto de desinteresarlo por completo de las ideas y los principios con los que hoy se hacen las revoluciones. En todos los tiempos, los pueblos al igual que los hombres se han contentado con palabras. Casi invariablemente les basta con las apariencias; no piden más, es posible entonces crear instituciones ficticias que responden a un lenguaje y a ideas igualmente ficticios.

Sin embargo, Montesquieu cree en el progreso que revoluciona el modo de organizarse la sociedad convirtiendo al súbdito en ciudadano por arte de su capacidad para elegir, al individuo objeto pasivo del poder en sujeto de derecho. Sociedades a las que llama “los pueblos nuevos que tienen la debilidad de darse constituciones que son la garantía de sus derechos”. Para él la comunidad se ha transformado en nación y el príncipe en gobernante al alcanzar la cima de su civilización, fundando el derecho público y dotándose de instituciones estables y democráticas (representativas). No es ilusorio el cambio de la forma del poder sino que son nuevas fundaciones de la sociedad que se constituyen sucesivamente mediante la discusión, la deliberación y el voto de los representantes de la nación. Los Estados Unidos serían un paradigma de ese amanecer del pueblo como nación democrática.

Muerte de Marat, Jacques-Louis David, 1793.
Frente a tan arcádica visión Maquiavelo replica con un concepto pragmático de la voluntad política del ciudadano y una autocita de El Príncipe: “Los gobernados siempre están contentos con el príncipe cuando éste no toca ni sus bienes ni su honor, y por lo tanto sólo tiene que combatir las pretensiones de un pequeño número de descontentos, que le será fácil poner en vereda.” Objeción salvada por el optimista Montesquieu con el sentido moderno de los derechos políticos como bienes públicos apreciados como privados por el ciudadano: “... que también incumbe al honor de los pueblos el mantenerlos [los derechos políticos], y que al atentar contra ellos atentáis en realidad contra sus bienes y contra su honor. (...) ¿Qué garantizará a los ciudadanos, si hoy los despojáis de la libertad política, que no los despojaréis mañana de la libertad individual? ¿Que si atentáis hoy contra su libertad no atentaréis mañana contra su fortuna?



Este empate incierto sobre formas de organización política procura deshacerlo Cioran con una evidencia en su
Ensayo sobre el pensamiento reaccionario, dedicado a Joseph de Maistre: “Lo trágico del universo político reside en esa fuerza oculta que lleva todo movimiento a negarse a sí mismo, a traicionar su inspiración original y a corromperse a medida que se afirma y avanza. Es que en política, como en todo, uno no se realiza más que sobre su propia ruina.

Etiquetas: ,

10 Comentarios:

Anonymous josep blesa escribió...

Bart:
Permeta'm donar-li l'enhorabona per l'apunt. I francament bo l'enllanç amb l'article d'Héctor Subirats.

1:33 a. m.  
Anonymous Santiago escribió...

Bartleby: Creo que toda obra de Maquiavelo habla del miedo como guía del comportamiento humano, así en lo individual como en lo público.
Dice Maquiavelo (el original): "Los hombres ofenden antes al que aman que al que temen."

Y este otro fragmento de El Príncipe:
" Cuando se trata, pues, de juzgar el interior de los hombres, y principalmente el de los príncipes, como no se puede recurrir a los tribunales, es preciso atenerse a los resultados: así lo que importa es allanar todas las dificultades para mantener su autoridad; y los medios, sean los que fueren, parecerán siempre honrosos y no faltará quien los alabe. Este mundo se compone de vulgo, el cual se lleva de la apariencia, y sólo atiende al éxito: el corto número de los que tienen un ingenio perspicaz no declara lo que percibe.
(…)
El príncipe que no sepa ser amigo o enemigo decidido, se granjeará con mucha dificultad la estimación de sus súbditos. Si están en guerra dos potencias vecinas, debe declararse por una de ellas, so pena de hacerse presa del vencedor, sin ningún recurso, y alegrándose el mismo vencido de su ruina; porque el vencedor no podrá mirar con buenos ojos a un enemigo incierto, que le abandonaría al primer revés de la fortuna, y el vencido nunca le perdonará que se haya mantenido tranquilo espectador de sus derrotas."

1:33 p. m.  
Anonymous josep blesa escribió...

Bart:
Gràcies pel seu comentari. Per un problema de "follets" informàtics ha desaparegut l'apunt meu i el seu comentari. Li demanararia, encaridament, que me'l torne a deixar. Com pasava allà, li semblea, lleig repetir o esmenar. Però donada la qualitat del seu apunt, crec que és interessant que aquells que em visiten puguen enllaçar-lo. La transversalitat de la xarxa. Vós ja m'enteneu, donat el caire (ideològic preponderant) que hi ha a Vilaweb, on estic sindicat.

Gràcies per tot.

3:59 p. m.  
Anonymous Sr. Verle escribió...

Bart: A ver si nos cuenta la reunión oriental de antiguos nicks.

1:37 p. m.  
Anonymous Neo-Pedrín escribió...

Sentadito en la ventana, cual vagabundo sin techo, asisto, Sr.Bartleby, a su tenebrismo conceptual y a su elevado coeficiente de ocultación.
Es perentorio que profundice en los conceptos que expone; y no le es permitido confundir el Estado de los ciudadanos, con el de ciudadanos del Estado.
Le tendré informado.

6:35 p. m.  
Blogger Bartleby escribió...

Sr. Verle: La reunión de nicks orientales (que algunos vamos ya pareciendo chinos) fue provocada por la vista organizada de un cuerpo de guardia de filósofos mallorquines encabezados por el amigo Horrach. Vinieron desfilando de tres en fondo y aportaron doctrina, tanto en la academia como en el bar de autos.
Bien sabe que procuro celebrar la visita de cualquier nick por estas tierras, tan levantinas como poco levantiscas, con un ágape a la altura del embajador. Cualquier excusa es buena si es nickera.
Otra novedad fue la reaparición en escena de Tempo e Dolore, que se encarnó acompañado de Viejo Casale. Y junto al primer Montano formaron el trío de veteranos (con perdón del pareado).

12:09 p. m.  
Anonymous Sr. Verle escribió...

Bart: Sabe lo que me hubiera gustado, cual diablo cojuelo, estar al acecho de sus conspiraciones.
Salut à tothoms.
(Y un recuerdo a montano, fino estilista del blog de Arcadi)

11:58 a. m.  
Anonymous Jorge escribió...

Saludos a todos,
Visito este blog a menudo pero nunca me he animado a escribir.
Como la mayoría de seres humanos, me animo a hacer algo por interés personal, de lo que no estoy avergonzado.
Desde aquí les planteo mi problema. Soy joven, estoy en plena edad de formación, pero me falta la materia prima, los libros.
La única causa de esto es la falta de conocimiento, algo que seguro uestedes ya tienen. Por eso, desde aquí les pido que me digan los libros que nadie puede morir sin leer, sus obras preferidas, recomendaciones personales... todo lo que se les ocurra. Desde obras maestras de antaño hasta los últimos lanzamientos. Todo me ayudaría. Me muero por leer, pero no sé el qué.
Gracias.

12:44 p. m.  
Blogger bonhamled escribió...

Absolutamente sin palabras.

Me quito el sombrero y reconozco mi indigencia intelectual.

Enhorabuena la calidad de los textos los hacen muy necesarios.

7:25 p. m.  
Blogger Zheng junxai5 escribió...

zhengjx20160611
air jordan shoes
oakley sunglasses wholesale
louis vuitton outlet
ray ban sunglasses
coach factory outlet
replica rolex watches
adidas uk
true religion jeans
louis vuitton outlet stores
michael kors outlet clearance
toms wedges
coach outlet
hollister clothing
kobe 10
michael kors outlet clearance
oakley vault
cheap jerseys
adidas factory outlet
jordan retro 4
cheap rolex watches
vans sneakers
gucci handbags
oakley outlet
air force 1 trainers
true religion outlet
kate spade handbags
michael kors purses
tods sale
ralph lauren outlet
beats by dr dre
coach outlet
jordan 11
kids lebron shoes
christian louboutin shoes
louis vuitton bags
cheap oakleys
ray ban sunglasses uk
coach outlet
air jordan shoes
beats by dre outlet

3:37 a. m.  

Publicar un comentario

<< Principal