12 de septiembre de 2007

La sombra del ciprés es alargada (11-S + 1*)





(*) +1 por la intemporalidad que demuestra la imagen.

© Sr. Verle 2007

Etiquetas:

9 Comentarios:

Blogger Bartleby escribió...

Sr. Verle: Varias líneas de fuga desde un foco cenital. Una perspectiva de ninguna huida. Las sombras son cíclicas: desaparecen cada día cuando avanza la mañana.
Y la publicación con un día de retraso para evitar homenajes, que se han convertido en menajes de la memoria, para consumo cultural rápido.

9:32 p. m.  
Blogger jacobiano escribió...

Hermosa fotografía, Sr Verle. La desaparición de ese colosal reloj de dos agujas inevitablemente marcó el final de una época.

10:21 p. m.  
Anonymous Sr. Verle escribió...

Bart, Jacobiano: clickeen en la imagen... su sombra llegó hasta el río.

12:55 p. m.  
Anonymous josep blesa escribió...

Si mai vau pujar a la torre bessona que sí deixaven visitar, convindreu, amb mi, que ja eren velles, atrotinades i revellides. Ritus i mite.

El dia de la tragèdia, mentre dinava, ho veia en directe, i no s'havia com avenir-me'n. Mai no tornaríem a pujar a la terrassa per guaitar aquella immensitat, que occidentals i orientals considerem propera.
Ara que Nova York baveja i excel·leix, alhora.

Cordialment.
--------------------------------

Vos dese un vers que, crec, s'adiu prou bé,amb el missatge de la impagable fotografia.

N'és d'en Josep Maria Llompart. Poeta mallorquí.
--------------------------------
"El rellotge assenyala el mar en punt. El mar rodó. La llum rodona, el nuvolet blanquíssim aturat en el zenit. Ara. Sense abans ni després. Ara. Sense ahir, sense demà. El sol en punt. El mar enorme, flamejant d’espurnes i gavines, la brisa més dolça en els polsos, la llum rodona.

Ara, abans que no s’eixugui el mar, abans que el sol no esclati com un globus de colors a dins la fosca, abans que el blau no s’esberli per sempre...

No servis res. No desis res. Ara".

11:12 a. m.  
Anonymous Sr. Verle escribió...

Gracias Blesa, por sus aclaraciones y, sobre todo, por aportar una poesía en prosa de Llompart (no lo conocía) emocionante. Después del terror es claro que no hay que desterrar poetas, verdaderos poetas, de la ciudad (platónica).
Yo ese día, casi a la misma hora, tenía examen...

6:04 p. m.  
Anonymous Piel escribió...

No tiene que ver con este post sino con uno ya pasado, me he comprado el libro "el perro de Rousseau", lo estoy empezando, muy interesante. Me gusta cuando cita la frase de Hume diciendo que creía que él y Rousseau podrían ser amigos toda la vida, que ninguno tiene propensión a discutir! y luego se pregunta, el autor, si Hume sabía en qué se metía. Imagino la situación. Me han entrado ganas de leerles a los dos. Un saludo.

6:16 p. m.  
Blogger Bartleby escribió...

Piel: Mucho ánimo para continuar con la lectura de ese libro, del que sigo pensando que es una magnífica oportunidad perdida para enseñar asociaciones entre los filósofos y sus filosofías del XVIII. Pero se queda en la crónica superficial, de vuelo corto, de disputas de salón literario. A diferencia del otro de los mismos autores, El atizador de Wittgenstein

1:22 p. m.  
Anonymous Stephen Timoshenko escribió...

¿Y saben ustedes por qué acabaron cayéndose? La culpa fue del acero.

10:36 p. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

Zakaj pa ne:)

2:30 a. m.  

Publicar un comentario

<< Principal