17 de julio de 2007

Clonando piedras

Lecturas de verano, por el Sr. Verle:

*Exordio.

Si en otras épocas solía ser aceptada de buen grado la traslación o transposición de obras musicales anteriores, en el siglo XX fue moneda de curso legal las transcripciones, por los compositores del momento, de obras de maestros ‘clásicos’ y uno de sus máximos exponentes fue Anton Webern con Bach, así como el de otros dodecafonistas que le precedieron, como Arnold Schönberg.

En el caso de Webern, es c
onocido el ejemplo del Ricercare a 6 voces de La Ofrenda musical de J. S. Bach, BWV 1079, que habiendo sido arreglado en varias ocasiones por otros compositores, su transcripción más destacada es la firmada por el vienés en 1935, quien escribió una versión para orquesta reducida, notable por su multicolor melodía de timbres. En efecto, Webern procede con extremo cuidado en esa pieza musical. Una primera mirada a su partitura revela una suma pulcritud y exactitud que hacen más bien pensar en la tesis académica de un matemático que en un compositor, allí no hay nada expuesto al azar ya que de lo que se trata es de desmenuzar en unidades el contenido motívico del ricercare. Cada motivo en los sucesivos intervalos es presentado por un instrumento diferente y su ejecución tal y como deseaba el compositor requiere una continuidad absoluta sin la menor interrupción, la línea melódica pasa de un instrumento a otro cada pocas notas, por lo que cada instrumento aporta un diferente color tímbrico a las notas que se interpretan (Klangfarbenmelodie).

La
obra esta claramente dividida en dos partes la primera de ellas tiene como motivo en la primera sección el thema regium. La segunda sección es la fuga a seis voces propiamente dicha que Webern hace desarrollar adquiriendo la máxima exposición temática por la dedicada amplitud y gravedad sonora orquestal.

La conexión de esos dos compo
sitores, va más allá de los límites que hay entre una composición y una instrumentación/orquestación. La precisión de Webern y la estructura fugada de Bach constituyen una relación de belleza musical. Sustituir un clave por una orquesta moderna es una construcción de la abstracción de la intensidad sonora, que Webern trata de modo impecable.

En el caso de Arnold Schönberg citaríamos, también en relación con Bach, sus transposiciones del Schmücke dich, O liebe Seele, BWV 654 o del Komm Gott, BWV 631, por ejemplo.

Motivo Bach

*Narratio.
No se ha desarrollado en las construcciones arquitectónicas sin embargo hasta muy en nuestros días, un fenómeno, algo disímil del anterior en función de la n
aturaleza del objeto artístico, pero concomitante con él, cual es el de la reconstrucción de obras “perdidas”. Pudiendo hablarse, en distintos grados, de una auténtica clonación.

Pabellón de Alemania en Barcelona

La replicación está de moda, véase así mismo en el mundo de la escultura el affair
e de Richard Serra y el Reina Sofía (“la obra de arte ha sido… robar esa escultura” ha dicho sobre ello Isidoro Valcárcel). En síntesis, retomando la expresión de Benjamin, así como para él había un aura del original, hay hoy un aura del simulacro, una simulación auténtica y una simulación inauténtica. Con lo cual ha vuelto con nuevas ínfulas el viejo debate sobre la ‘copia’ en el arte, la famosa intertextualidad que en el mundo globalizado y virtual de hoy, presenta frentes abiertos de diferente magnitud.

En las condiciones de la cultura actual, la voluntad estética lo ha invadido todo y penetrado cada intersticio, desde los objetos a los comportamientos humanos, hasta anular el sentido íntimo de las cosas. Es lo que Baudrillard llama "metástasi
s de la cultura", que lo devora todo sin resistencia. En ese orden omnívoro, emergen formas que asumen un aspecto particular, son auténticas "bandas perforadas, que se clonan una de la otra". ¿Podrá la arquitectura actual dejar de ser una arquitectura clon? se preguntan J. Baudrillard y J. Nouvel. Sensu contrario nos plantearían ¿qué es entonces un objeto singular? Pues sería lo irrepetible, lo que guarda un secreto, lo que seduce aun no siendo hermoso, dicen. Aquello que se puede amar o se puede odiar, pero es siempre ineludible. El problema de los objetos singulares en el arte, en realidad no es más que un ejemplo de un problema mayor, el de la posibilidad de lo singular en el actual sistema cultural dominado por la globalización. Y la globalización, dice Baudrillard, será el teatro de una intensa discriminación, el lugar de la peor discriminación. (Baudrillard, por cierto, no deja de participar del esteticismo que critica, sólo que se refugia en la categoría romántica de lo sublime).

Y es que la construcción contemporánea se presenta en gran modo como un collage de objetos. Escribe Jean Nouvel: "a partir del momento en que un edificio responde a una tipología dada de la cual se conocen la técnica, el precio y las condiciones de realización, se podrá duplicarlo y hacerlo construir sin tener que pagar de nuevo la concepción". Esto ha dado
lugar al creciente fenómeno también considerado una clonación, en otro sentido del que nos interesa. Lo que traducen esos edificios ‘clonados’ es el deseo de repetir al infinito un universo homogéneo y uniforme.

Volviendo al inicio de este capítulo, ¿es que han cambiado nuestros valores culturales y la réplica es una de las cualidades de la sociedad del globalismo? Podría decirse taxativamente que sí siguiendo todo lo anterior, ya que se postula en algunos casos conocidos de edificios reconstruidos una auténtica ‘resurrección’ del objeto (su paradigma ha sido el pabellón de Mies). Se fundamentaría en la variabilidad de la concepción de lo auténtico, reflejo de la prédica postmoderna de que ya no hay historia, sino interpretaciones de la misma, y su relatividad en función de la cultura donde se manifieste [ya hemos tratado el tema de Oriente vs. Occidente; y así, las palabras auténtico o falso no significan nada contemplando el pequeño mundo de las montañas de Chugoku, como reseña F. C. Serraller a propósito de la novela ‘El falsificador’ de Inoué].

Patio del pabellón.

Detrás de la reconstrucción está también casi si
empre el culto al mito. “Una obra de arte puede ser la proyección intencional de un mito ya fabricado en la fantasía colectiva” escribe Kolakowski. Mito relacionado por una parte [como también hemos planteado en otra ocasión] con la noción marquardiana de la ‘compensación’ y por otra parte con la pura y simple rentabilidad económica derivada de la premisa tan en boga del turismo cultural, que consagra así la condición de simulacro escenográfico. Por eso -leemos en el pensador polaco- “el mito sólo puede ser aceptado si se convierte en una suerte de imposición a la que está sometida igualmente toda la sociedad en que aquel participa. El mito configurador de valores implica una renuncia a la libertad en la medida en que se impone un modelo acabado”.

Cita o simulación, el arte actual s
e dedica, según Baudrillard, a reapropiarse de manera más o menos lúdica de todas las formas y obras del pasado, cercano, lejano y hasta contemporáneo. La eclosión de un pasado, no necesariamente remoto, remite a la concepción del tiempo. A ese respecto señala Kolakowski que aparece “el deseo de suspender el tiempo recubriéndolo con la forma mítica del tiempo: aquella que permite creer que lo pasado, respecto de su valor, se conserva en lo duradero, que los hechos no sólo son hechos, sino materiales de un mundo de valores que se puede salvar pese a la irreversibilidad de los sucesos”. Lo duradero [ya lo hemos escrito] se asocia eurocéntricamente con el monumento de ‘piedra’. Nada escapa entonces a la transformación actual del objeto artístico en fetiche y la arquitectura moderna no podría ser menos.

Todo el dilema es éste (el complot de Baudrillard): o bien la simulación es irreversible con lo cual nos preparamos para la repetición insensata de todas las formas de nuestra cultura; o bien existe el arte de la simulación, una cualidad irónica que resucita una y otra vez las apariencias del mundo.

El simulacro del simulacro: Fotografía de Hannah Collins. (Colección Telefónica)

*Epítome.
“Siempre hemos estado en manos de simuladores y lo aceptamos porque nosotros también lo somos. La cuestión no estaba, pues, en una pugna entre veracidad y simulación, sino en la potencia que ésta demuestra para imponerse. Los grandes intérpretes de la simulación son, precisamente, aquellos capaces de transformar el murmullo del eco en una música poderosa”.
Rafael Argullol. ‘El fin del mundo como obra de arte’. Acantilado 2007.


[Referencias:
- Hernández Martínez, A. ‘La clonación arquitectónica’. Ed. Siruela. Madrid, 2007.
- Kolakowski, L. ‘La presencia del mito’. Ed. Amorrortu. Buenos Aires, 2006.
- Baudrillard, J. y Nouvel, J. ‘Los objetos singulares’. Ed. Fondo de Cultura Económica. México 2002.

- Baudrillard, J. ‘El complot del arte’. Ed. Amorrortu. Buenos Aires, 2006.
- Argullol, R.
‘El fin del mundo como obra de arte’. Ed. Acantilado. Barcelona, 2007.]

© Sr. Verle, 2007.

Etiquetas:

16 Comentarios:

Blogger Horrach escribió...

Hoooooooombre!! Feliz regreso, Bart y sr Verle. Y consteque lo digo antes de haber leído la entrada. saludos

1:35 a. m.  
Anonymous Sr. Verle escribió...

Horrach, denos caña.

12:56 p. m.  
Blogger Bartleby escribió...

(De vuelta al hogar)

1. “la obra de arte ha sido… robar esa escultura”
El episodio de la desaparición de la obra de Richard Serra… es la obra de arte. Del mismo modo que su compromiso de reproducirla se corresponde con la nula demanda de originalidad por parte de productores (museo, comisario, críticos) y consumidores de arte,

Parece que el paradigma estético consiste en que la obra de arte surge cuando desaparece el objeto, identificándose entonces el espectador con lo efímero de su permanencia y con la mutación de su identidad. No es sólo una cuestión de movilidad permanente de obra y espectador sino de acreditar la disolución de la identidad de ambos, a lo que contribuye el cambio del espacio de exhibición.

Es el movimiento continuo de objetos y referencias de percepción lo que define el fenómeno artístico actual. Una compulsión, un baile de San Vito al que se prestan todos sus actores en una paradójica búsqueda de identidad colectiva por parte de quienes huyen de la definición de la propia por terceros.
Un deambular permanente para pasar desapercibido, junto a un deseo de huérfano: ser protagonista clónico, sin distinción de personalidades que puedan aislarnos (por destacar) del reconocimiento estético que otorga la comunidad.

2. “Siempre hemos estado en manos de simuladores y lo aceptamos porque nosotros también lo somos. La cuestión no estaba, pues, en una pugna entre veracidad y simulación, sino en la potencia que ésta demuestra para imponerse. (…)”

Perdida la batalla de la verdad se impone la simulación como certificado de muerte de la identidad, ratificándose lo anterior. La simulación es mucho más fuerte que la veracidad porque desata una secuencia infinita de percepciones y sensaciones, mientras que la primera muere al ser desvelada.

Bienvenidos de nuevo, Sr. Verle y Horrach (y prodíguese sin freno), Bartleby.

12:56 p. m.  
Anonymous Sr. Verle escribió...

Al trapo, Bart, al trapo.

12:57 p. m.  
Anonymous Sr. Verle escribió...

Bart: pongamos las boutades en su sitio. El tal Isidoro es, él mismo, artista 'conceptual' y eso explica su pose. El tema serio es que la primera escultura 'robada' puede dejar de ser la original. Y que pueda reproducirse idénticamente, con total impunidad. Eso es lo que ha pasado con el pabellón de Mies.
En cuanto a la simulación, ha sido es y será la razón de ser del ARTE. Literatura, teatro, pintura... sin simulación no tiene leit motiv (según Wiki: herramienta artística que, unida a un contenido determinado, recurre a lo largo de la obra de arte terminada). ¿Y el cine? necesitamos que nos cuente las historias de otra manera (simuladas) para emocionarnos. Que convierta el murmullo en música.

6:29 p. m.  
Blogger Al59 escribió...

Como efecto buscado o no, la repetición nos adiestra en la percepción y valoración de las diferencias. Es viejo pasatiempo (señale las ocho diferencias...), y es principio básico en la música minimalista. Supongo que también en esos cuadros de Warhol que repiten con matices no previstos una misma imagen (aunque por mí podrían ahorrárselos todos —y al propio Warhol).

Sobre la imposibilidad de repetir una obra de arte (cambiaría, al menos, la lectura) Borges me dejó, al menos a mí, convencido con su Pierre Menard.

Por otra parte, la idea de que hemos agotado los signos, o sus combinaciones, o las principales combinaciones posibles de signos, etc., se me hace sospechosa. Hemos visto antes esa fatiga (en los que dieron por enterrado el verso, en su día, o la música tonal) y comprobado, si no la impostura, el error de cálculo.

10:16 p. m.  
Anonymous Sr. Verle escribió...

Al: Una cosa, creo, sería el tema y sus variaciones, añejo como las artes, que con el desarrollo de las técnicas (actuales) se multiplica, y otra cosa es la repetición de una obra ¿única?. No era el caso de traer aquí el problema de la 'técnica' contrapuesta al 'arte' que preocupa desde los griegos hasta Heidegger. Y claro estaría Benjamin y su reproductibilidad.
Quizás estemos todos hablando de lo mismo.

7:10 p. m.  
Blogger Al59 escribió...

Se me escapa algo, sin duda. Es el poso presocrático (y rosendero): no hay dos días iguales / y todos los días, igual. Ni "la misma" obra deja de mutar con el tiempo (por ejemplo por obra de las grietas de las que habla Benet, pero también de reconstrucciones, ampliaciones, cambios de emplazamiento, mutación del entorno & cetera) ni obras disímiles dejan de ser reducibles, por abstracción, a "la misma".

Fíjese que a mí me turba más el caso de la multiplicidad de versiones de un mismo poema tradicional, o de traducciones diversas de un mismo poema a otra lengua. Algo ahí entra en conflicto con la idea, en la que yo aún tengo cierta fe, de que una vez halladas las palabras justas para el poema, éste no es ya susceptible de cambio sino en concepto de deterioro. Y sin embargo...

7:32 p. m.  
Anonymous Sr. Verle escribió...

Bueno traducción y traición, por ser tópico. Yo soy partidario también de creer que un poema con las palabras justas, y exactas, es. Los cambios nunca serían para mejor, supongo. Pero en literatura me muevo como aficionado.
Lo de las grietas es otro problema, físicamente el edifio material es un sistema (sobre otro sistema -terreno-) y por tanto tiene que evolucionar inexorablemente en el tiempo buscando equilibrios. Leyes reológicas y termodinámicas. Además no toda construcción es arquitectura.

7:57 p. m.  
Blogger Al59 escribió...

Por ir saltando de blog en blog: en el de Azúa de hoy tenemos tres traducciones del mismo poema de Catulo. Ninguna es mala, creo. Sin embargo, son diferentes. ¿Qué ha sido en este caso de nuestras amadas "palabras justas"? (¿No pasaría lo mismo si tuviéramos que escoger dos versiones, por supuesto discrepantes, de un tema de jazz?)

9:17 p. m.  
Anonymous Sr. Verle escribió...

No he entrado en Azúa, pero pasaré y ya le comentaré. Por cierto hay una entrevista a AZÚA en el periódico de Vocento que no me ha dado tiempo a leer, debe ser por la publicación de sus 'poesías'.
Bien traído el jazz, eso es harina de otro costal, y merecería una reposada atención. Déjeme mañana. Ahora estoy de prestado informáticamente.

9:49 p. m.  
Blogger bonhamled escribió...

Terrible error en el ordenador me ha hecho perder, por segunda vez y cuando casi tenía preparado el artículo, la entrevista que tenemos entre manos.

Por favor reenvíamela y de nuevo perdón.

5:39 a. m.  
Blogger Leon Rojo escribió...

Una vez mas por aqui, esta vez para hacer nuevamente una invitacion a todos para entrar en el blog de filosofia...

leonpolux.blogspot.com

7:03 p. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

probando

10:06 p. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

pues el otro día no había manera. Nada, un saludo.

10:06 p. m.  
Blogger Vigi escribió...

El concepto de la 'simulación' es inherente a la Historia del arte, se ha hecho desde los inicios, ya en el Imperio Nuevo en Egipto se 'simulaban' las inscripciones del I. Antiguo sin que tuvieran sentido alguno, solo por el mero hecho de simular.

Excelente post, y me voy a leer un par de las lecturas que reseñas.

12:48 p. m.  

Publicar un comentario

<< Principal