21 de junio de 2006

La lectura como salvación.

(James Rosenquist, ‘Marilyn Monroe, I’, 1962)

(Esta es la primera colaboración de
Alicia Rosell; presten atención)

Teorías sobre la conciencia.
Elfriede Jelinek, Nobel de Literatura de 2004 ha dicho: "La literatura no tiene poder para despertar conciencias"
¿...?

No sé en qué se basa esta magnífica autora para aseverar tal pensamiento, pero me permito discrepar con ella en este sábado de calor norteño. Si fuera cierto lo que dice Elfriede, ningún hombre de los que han ostentado el poder a lo largo de la historia de la Humanidad habría utilizado la ignorancia de su pueblo como método para pisotear todos los derechos humanos.

Supongo que para que no se despertaran esas conciencias, para que no pudieran discutir los pobres, los imbéciles, los paletos de la España de la posguerra -me ha venido este ejemplo por cercanía, pero pueden servir cientos- los que no tenían cultura, ¿qué podían defender o cómo podían defenderse de las tropelías que se cometían contra ellos?

(Dejo constancia que mi referencia a ellos no sostiene connotaciones peyorativas.)

La ignorancia ha sido a lo largo de los siglos, el látigo que más conciencias ha fustigado. Aún hoy, esa ignorancia es el arma arrojadiza para relegar al olvido o discriminar a los menos "avispados".

Soy consciente de la subjetividad de la frase, porque no sé a qué clase de conciencia se refiere Elfriede Jelinek. Tampoco puedo discutirlo con nadie, ya que esta es una reflexión unilateral. Desde el punto de vista que yo lo trato aquí estarán de acuerdo conmigo en que no parece que los pueblos puedan defenderse con libros -¿por eso los quemaban?- a falta de armas. (Entiendan mi ironía, no escribo sólo lo que opino, intento darle ‘vuelta a la tuerca’.)

Al poderoso le basta y le sobra con tener él la exclusividad del don de la palabra y la sapiencia... Y que sus súbditos le rindan pleitesía -créanme que no hace falta remontarse al Medioevo.

La palabra dicha en voz baja, el libro camuflado, el pasquín político oculto, la mafia que mataba con la conciencia dormida pero despiadada: Total, si el mundo estallara mañana en pedazos tampoco quedarían señales de la civilización que hubo... ¿Será esto lo que opinan los acólitos de la ignorancia?

Repasemos la Historia, leamos biografías de muchos de los "Grandes" y pongámonos en la piel de los pueblos oprimidos. Tal vez cambiemos la frase de Jelinek -me parece algo desafortunada-, por esta otra: "La Literatura sí tiene poder para despertar conciencias".

Leer, leer y leer es la única solución viable que yo veo. Salir del ostracismo dando patadas, como si naciéramos de un huevo que habremos de romper para existir como los seres pensantes y de libre albedrío, que ¿somos... ?

6 Comentarios:

Blogger Librepensadores escribió...

Enérgica y necesaria intervención contra la ignorancia, amiga Alicia. Una demostración de que la literatura, como la energía, se transforma. Aquélla, además, se crea.
Saludos, Bartleby.

7:58 p. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

Alicia, estoy contigo. La sapiencia es la base que puede darte un mejor presente y un futuro prometedor. Y la lectura es el inicio hacia todo ello. Buena apertura.
El xiquet de Columbretes

8:23 p. m.  
Blogger Purificación Ávila. escribió...

Gracias a los dos. Bartleby, la presentación me ha descolgado la mandíbula. Qué majo eres, te lo agradezo, así dando ánimos al personal.
Gracias por hacerme un hueco en este Librepensadores que me conquistó desde el primer instante que lo visité.
Un abrazo.
Y a El Xiquet de Columbretes, gracias por la bienvenida,y estar conmigo en este artículo de estreno.
Un abrazo también. Nos leemos,
Alicia Rosell,

10:40 p. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

5:23 p. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

10:39 a. m.  
Blogger LA CASA ENCENDIDA escribió...

Estoy completamente de acuerdo con Alicia. Mientras haya ignorancia al pueblo se le maneja mejor. Si el pueblo no conoce sus derechos, no sabe que debe hacer ni que le corresponde y eso se combate con cultura y la cultura se adquiere estudiando y para estudiar hay que leer. El pueblo que no lee, es completamente un ignorante y así, se le manejará al antojo del poderoso.
Saludos,
Nani

12:38 a. m.  

Publicar un comentario

<< Principal