25 de junio de 2006

Maragall y Montilla.

(Wangechi Mutu, 'Complete Prolapsus of the Uterus', Galería Saatchi)

Añoraremos a Maragall si Montilla llegara a ser presidente, porque el converso que quiere huir a toda costa de su pasado por creerlo miserable se comporta como un mercenario, ya que no tiene nada que perder porque no tiene nada. La trayectoria política de Montilla es una obsesión por que los demás olviden su origen. Su interpretación de los resultados del referéndum –“ha sido una formidable derrota del PP”- indica tanto su vacío político como el odio implacable que ejercerá contra cualquiera que no coincida con sus intereses. Que son nada menos que matar al padre y que los demás crean que sus padres biológicos son su Cataluña adoptiva. Frente a este personaje voraz, en huida permanente, se echará de menos los 100 gr. de duda que visitaba Maragall de vez en cuando. Y, sobre todo, que no tuviera nada que hacerse perdonar.

Otra pérdida será la del estilo; estos segundones prescinden de él porque saben que es un freno a su ambición. Esa es la gran ventaja del estilo en política, ser parada y fonda en la carrera de la ambición. Frente al trayecto que ha sido Maragall, Montilla será el atajo. De su hatajo.

2 Comentarios:

Anonymous Anónimo escribió...

Tienes toda la razón. No hay nacionalista más peligroso que el nacido fuera.Preparemos los pañuelos.
El xiquet.

11:50 a. m.  
Blogger Unknown escribió...

jianbin0223
polo shirts
polo pas cher
cazal sunglasses
louis vuitton handbags
swarovski jewellery
michael kors handbags
coach outlet online
mulberry outlet
louis vuitton
oakley sunglasses

10:04 a. m.  

Publicar un comentario

<< Principal