11 de octubre de 2006

Reparación de Memoria


En favor de esa operación retorno al redil que es la campaña política de la memoria histórica, se argumenta la necesidad de reparar el olvido y compensar la persecución que sufrieron los perdedores de la guerra civil. Y que esa reparación debe ser institucional para que esos olvidados vuelvan al cuadro de honor de la historia (del que expulsaron a los vencedores, por otra parte)

Estoy totalmente de acuerdo con esa razón de justicia histórica. Desde adolescente no tengo más imágenes que las que me embucharon embaucándome: la del Poeta Asesinado, el Guerrillero (desde el Che hasta el apócrifo Salvador), el Miliciano (la foto de Capa), la Batalla (el Ebro), el Brigadista desfilando, el Revolucionario (Fidel), el Partido (del PCE al PSOE con cambio de siglas, pero no de siglo), el Pueblo (el unido - sufrido de Novecento), el Arte Contemporáneo (Tapies) Y así, otros cromos uniformes. En cuanto a las leyendas, los mismos cuentos de hadas y de nadas.

Cualquiera de mi generación que no haya vivido refugiado en una discoteca tiene las mismas imágenes y leyendas. Recuerdo al organizador de una exposición homenaje al Poeta Mártir en Cuba preguntando con sorna si no teníamos más poetas. Con la depuración que hicieron, lo que nos habían quitado era la poesía. Descubrir a Gerardo Diego exigía un secreto buceo en las páginas de ABC. Ojear a la CEDA y a Calvo Sotelo era una excursión en la intimidad. Para averiguar quién fue y qué hizo Manuel Hedilla y sus relaciones con los anarquistas, había que investigarlo clandestinamente en las facultades españolas de finales de los 70 y principios de los 80, sin encontrar más bibliografía que 2 ó 3 libros marginales.

Por eso estoy de acuerdo con la memoria histórica, esa maniobra del presente dirigida a que los jóvenes tengan una libreta de recuerdos a plazo fijo, cuyos cupones puedan ir cortando los gestores políticos de memorias. Sólo ha de cambiar el objeto de la operación: sustituir mito por historia, engaño por conocimiento. Y reconocer a los auténticos olvidados y perseguidos por comisarios políticos, intelectuales orgánicos y sus actuales sucesores, los cabos cuartel gubernamentales. Y exijo una reparación doble, institucional, por la libertad perdida y la ignorancia inyectada, y carnal, por los jirones del alma que nos mordieron. Sobre todo, carnal.

Nietzsche decía que "La buena memoria es a veces un obstáculo al buen pensamiento” Y la memoria única es la garantía del pensamiento único.

La vacuna que intente curar la infección de memoria postiza e impostada se compone de sensibilidad, inteligencia y voluntad, siendo -eso sí- su principal efecto secundario vivir a la intemperie. Vida expuesta, sin el somnífero del Poeta, la consolación de la Solidaridad ni el ímpetu del Revolucionario (hoy con achaques tipo flebitis), pero más libre que a cubierto. Vacuna que no proporciona inmunidad a las fábricas de memoria institucional porque no la hay. Pero impunidad de esas fábricas tampoco debe haber. Es un imperativo moral, el primero de todos, la no instrumentalización del hombre.

4 Comentarios:

Anonymous elquicio escribió...

Los nuevos fascistas argumentan que la actual 'memoria histórica' es compensatoria de la realizada por el dictador con los 'nacionales' asesinados.
A mí me asesinaron 'las hordas' antinacionales a un familiar directo, extraído para la ocasión de un barco-presidio.
Y con él, asesinaron a unas cuantas decenas más.
Bueno, pues ni en el lugar del asesinato -bien conocido- ni en el cementerio hay siquiera una placa comenmorativa de la masacre.
El asesinado, sin rehabilitación posible al estilo De Juana Chaos, 'descansa' en un simple 'pisito' del campo santo.
O sea, lo que se dice bien recompensado.

7:19 p. m.  
Anonymous Antonia Fajardo escribió...

Salí de Abejuela con 18 años y allí dejé todos los recuerdos de una infancia rural. Esos recuerdos eran solo personales. No había batallas ni grandes gestas en mi pueblo ni en mi provincia. Ahora me cambian eso personal por una peluca colectiva que, de tan usada por todos, huele.
El resultado final es la tristeza.

8:33 p. m.  
Anonymous Norton Comando escribió...

Pues yo, más que una reparación personal, haría una separación personal, un divorcio mismamente de esos cromos. ¡Colección al contenedor, enseguida!!

9:36 p. m.  
Anonymous Anónimo escribió...

Certero como siempre, das en el clavo con la maza de tus palabras empotrándolo un poco más en el muro de la vergüenza, el que vuelve a separar a la gente de este maravilloso pueblo.

El xiquet.

8:06 p. m.  

Publicar un comentario

<< Principal