11 de abril de 2006

Formación de la Ciudadanía.

(Andy Warhol, 'Green Coca-Cola Bottles')


Jonathan, hijo:

Sabrás que se ha aprobado la nueva ley de educación y, con ella, la asignatura de Educación para la Ciudadanía, que pronto te tocará disfrutar. El Consejo (así nombraban antes al gobierno, residuos de la etapa tribal, que ahora vuelve) barajó varios nombres, entre ellos el más descriptivo de ‘Cómo ir de rebajas sin mala conciencia’, pero al onanista le pareció demasiado evidente. Un detalle por su parte. Con tu perspicacia de adolescente te habrás dado cuenta del dirigismo que indica la denominación de Educación para la Ciudadanía, tú como objeto a modelar, a diferencia de sus antecesoras, Religión y Ética, que con la modestia de su nombre ya demostraban ser externas en la formación de tu conciencia. ‘Marías’ se llamaban, que es el galardón de máximo respeto hacia el alumno a que puede aspirar una disciplina. En mi infancia tuvimos algo equivalente a lo que ahora se te viene encima, Formación del Espíritu Nacional (FEN) se titulaba, que los internos del colegio desvelaron con su sabiduría agraria como FEM (estiércol, basura) Destina el nuevo invento al fem, ése será tu mayor acto de ciudadanía; aprovéchate del doble derecho de huelga y holganza que la ley te arroga para no ir a una clase que te clasificará.

Nos has reprochado durante mucho tiempo que tuviéramos que abandonar tu educación a muy temprana edad para llevarte a la escuela, como dices que decía el Rasel ése, pero ahora comprobarás cómo la vaselina de tu integración social se organiza en talleres divertidos. Un confidente me adelanta los trabajos de campo del diseño curricular:

1. Salvar una playa y pasar de largo ante un accidente en el camino; material didáctico que permite la conciliación de conciencias: el seguro del muerto.
2. El movimiento okupa, denuncia de la especulación inmobiliaria: taller conjunto con ese colectivo y presentación de libro en casa okupada (propiedad de los otros, de los rivales).
3. Cómo ser un no bebedor, un no fumador y un no drogadicto en la carpa del botellón.
4. Concilia tus pequeñas drogas con la ley: info para evitar que te pillen. Material didáctico: kit de consumo personal; orientación: consumo responsable.
5. Tu salud nos importa, es pública. Fichas con terapias alternativas y taller de homeopatía (duración indefinida)
6. Solidaridad con los animales; defiende sus derechos; actividad: manifestación ante la plaza de toros.
7. Paz para la resolución de conflictos; operación didáctica de mantenimiento de la paz: diálogo con compañeros equivocados (los que te robaron la moto) Objetivo ciudadano: reinserción social sin represión.
8. Tu derecho a decidir de hoy, la nación del mañana; ficha didáctica: educación colectiva en el divorcio sin crispación.
9. El espacio público como debate y negociación de propuestas: redacta tu propuesta en equipo teniendo en cuenta que todas valen igual y serán debatidas en asamblea. Guía visual: las ‘plazas duras’ como propuestas arquitectónicas (a ver quién las desmonta)

Verás que la asignatura no es dura, su evaluación tiene una sola nota: NH (nihil obstat, Jonathan, no es un hotel, contigo siempre igual) e incluye excursiones y actividades excitantes que serán el bromuro social de tu difícil adolescencia. Te irán dibujando una guía de buenos y malos con la etiqueta de integrados y apocalípticos y te otorgarán derechos sin deberes manifiestos. Desconfía de ellos, de esos derechos y de los mercaderes ambulantes que te los venden disfrazados de colegas, porque no tendrás más derecho que el que te dejen los demás después de impuestos, trabajo, modales y semáforos. Ésas son tus responsabilidades y cumplidas empieza tu libertad, nunca en los derechos que te obligan a una conducta social y a un modo de pensar que te reducen como individuo y anulan como ciudadano.

Dirás que no entiendes algunas de estas cosas; yo tampoco y no me quejo. Pero hazme caso, para ahorrarte años de ilusiones que te ocultarán el disfrute real de la vida. Me lo ha dicho el propio centinela de la alegría del pueblo, en uno de sus raros momentos de duda. Y el centinela está en el Consejo, Jonathan, sabrá lo que se dice.

(Andy Warhol, 'Sucess is a job in New York')

12 Comentarios:

Anonymous procopio escribió...

bueno más o menos así. experiencias que ya tengo de "charlas dinamizadas por oengs" y otras visitas culturales que pueden integrar dicho curriculum: una cahrla sobre igualdad de género, que se convirtió en una sesión de cómo ligar la dinamizadora, expresamente venida desde Madrid, alabó el nuevo talante gubernamental pero se le escapó, un solo taco en toda la juvenil y cívica sesión rosa, un "maricón" muy discriminatorio, diría yo. No se trató la poligamia. Confieso que fui reprendido por la dinamizadora por mi actitud pasiva y escéptica. Otra charla (con este hice más migas). uno del ayuntamiento en un taller sobre sexualidad: en definitiva, "poneros condón". En algún momento quiso teorizar un poco pero le paré en seco (el muchacho se dejó, porque no era lo suyo y se trataba además de una hora de psicología que me quitó).

Y así sucesivamente.

Me dejo la del tsunami para el final. Lo del tsunami el curso pasado es la mejor muestra de este civismo religioso asqueroso (permíteme el escupitajo). Yo no di ni un céntimo en la recolecta, en la que pese a todo me tocó participar. Nada se dijo de la opulencia occidental y en concreto sueca. Se le dio la culpa a la Naturaleza (en el fondo, Dios es mejor) o bien y sobre todo a EEUU por no ayudar, como ellos (eran jesuitas).

Bien: este curso han salido los chicos a ver lo del Sida y algo de la Cruz Roja. ¡Tampoco está todo tan mal!

Por lo menos que se informen. Pero sin minsiterio, cac o asignatura para ello.

El otro día escuché en mi pueblo un nombre de un niño muy chulo: "el Cristopher".

Sorprendete.

Ça commence aujourd´hui.

10:44 p. m.  
Blogger Librepensadores escribió...

El Cristopher parece de Los Morancos, el humor atávico que nos queda.
La Naturaleza que mata con tsunamis. Lo que dice Valentí Puig describiendo a Pla: "Para él, la naturaleza era el caos y la cultura, el orden" Lo retrata muy bien: la influencia de la cultura francesa sobre Pla... pero -el pero es lo que importa, amigo Procopio- Pla era un filosófo naturalista, malgre lui.
Bartleby.

12:02 a. m.  
Blogger Protactínio escribió...

El atinadísimo diseño curricular (¿básico?) que su confidente le adelanta, ya lo estamos viendo: está pasando, lo estamos viendo.

(¿O es que la Formación para la Ciudadanía, o como diablos finalmente se llame, va a ser muy distinta?)

7:40 p. m.  
Blogger Julio escribió...

Como profe de Francés en un IES, pasaré de las "¡SoCoRRo"!(SCR)a las nuevas FEN/FEM y de la JONS.

No hay como los profes "reciclables". "Ponga un profesor "reciclado" en su vida, es mucho más ecológico , escolástico , elástico y apenas contamina".

He tomado nota del "diseño curricular Vogue", para estar más IN-ritado.

7:31 p. m.  
Blogger Enrique Gallud Jardiel escribió...

El problema de siempre es, a mi entender, que los programas de estudio los elaboran políticos, burócratas y maestros que llevan treinta años apartados de su profesión.
Además, el peso de la tradición es inlevantable: por eso no se enseña cine en las escuelas (un arte innegable y muy presente en la vida de hoy) y se sigue considerando a los logarítmos como algo esencial para todo el mundo. Yo, particularmente, los logaritmos los uso más bien poco.

12:54 p. m.  
Blogger Enrique Gallud Jardiel escribió...

El problema de siempre es, a mi entender, que los programas de estudio los elaboran políticos, burócratas y maestros que llevan treinta años apartados de su profesión.
Además, el peso de la tradición es inlevantable: por eso no se enseña cine en las escuelas (un arte innegable y muy presente en la vida de hoy) y se sigue considerando a los logarítmos como algo esencial para todo el mundo. Yo, particularmente, los logaritmos los uso más bien poco.

12:54 p. m.  
Blogger Profesor Portillo escribió...

Bueno, parece que los nervios se tensan y la palabra se afila.
El pasado curso estuvimos luchando para mantener el espacio de la Filosofía y la Ética frente a la invasión de la Educación para la Ciudadanía y otras materias (me refiero, claro, al profesorado de Filosofía).
Este curso parece que sólo nos estamos quejando en un tono muy parecido al que se plantea en este post: amargo y derrotista.
¿Por qué no luchar de nuevo, esta vez por un cierto control sobre el contenido y la forma de esas materias? Muchos de nosotros tendremos que impartirlas... ¿nadie se fía de nuestro buen sentido para convertirlas en la defensa y el ejercicio de la actitud crítica, de la independencia de pensamiento, incluso de la acción política o reivindicativa?
Podíamos, profesores y usuarios de la educación (estudiantes y sus familias), presionar para que esto no sea lo que se teme y, en el peor de los casos, transformar lo que salga al final en algo que nos guste más.
Las "Éticas" del antiguo BUP se convirtieron en espacios peculiares en los que se hacían muchas cosas interesantes (otras no tanto, otras nada). Internet nos permite comunicarnos mucho mejor que antes... aprovechemos esto para convertir la Educación para la Ciudadanía en el semillero de la crítica y el pensamiento independiente (ya sabes, esto es como un virus, una vez que te acostumbras a ver las cosas por ti mismo y a desconfiar de la versión oficial, es difícil parar).
Un saludo.

4:19 p. m.  
Blogger Librepensadores escribió...

Profesor Portillo:
De acuerdo con el pragmatismo de luchar por los contenidos y forma de transmitirlos de la asignatura de Educación para la Ciudadanía. La primera forma de lucha es la denuncia de los intereses que encubre la misma asignatura. La segunda, procurar que impartirla sirva para enseñar a pensar en vez de enseñar conductas. Es decir, ejercer la principal función de la enseñanza pública: ayudar a desarrollar aptitudes respetando actitudes.
Saludos, Bartleby.

12:16 p. m.  
Blogger Librepensadores escribió...

Amigo Julio:
Su reciclado tendrá una gran ventaja para los alumnos: como profe de Francés está acostumbrado a enseñar a pensar en otro idioma para que su comprensión y habla sea más fácil. En ese enseñar a pensar por sí mismos –frente a enseñar actitudes que eviten pensar por llevar implícito el pensamiento- está la clave de la enseñanza.
Saludos, Bartleby.

12:32 p. m.  
Blogger Librepensadores escribió...

Amigo Gallud:
Efectivamente, los más papistas que el papá establecen asignaturas y programas desde la inercia de sus trabajos y, sobre todo, para justificar su existencia. Por eso, cuanto más rimbombante sea la materia de estreno, más pecho saca el departamento que la promueve.
Y el peso de la tradición: el cine excluido de la enseñanza porque no se considera ‘serio’ y se asocia al ocio. ¡El único pero gran error del admirado Benet, su desprecio por el cine!
Saludos, Bartleby.

12:37 p. m.  
Blogger Enrique Gallud Jardiel escribió...

Querido Bartleby:
Amaranta debe de estar todavía luchando contra las hormigas, porque aún no me ayudó. El caso es que yo soy muy malo para titular: me cuesta un horror. Luego, me estrujo las meninges para poner títulos originales y mi blog me los convierte en "febrero 2006", lo que me da mucha rabia.
Gracias, de todos modos por su ayuda.
Saludos.

1:11 p. m.  
Blogger Amaranta escribió...

Querido Enrique, Amaranta se disculpa públicamente por su dejadez, y por su falta de diligencia matando hormigas. Ya he intentado soluccionarlo. Y quedo a su disposición para lo que necesite

7:50 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

<< Principal